Noticias

A propósito de crisis


Nota escrita por Cro. José Manuel Leggio.


En el libro “Calidad, Productividad y Competitividad”. La Salida de la Crisis de W. Edwards Demimg, en la pág. 112, se puede leer el resumen de una nota, que escribiera Dr. Yoshi Tsurumi, en The Dial, en septiembre de 1981.

En ella teoriza sobre los motivos del crecimiento de la industria japonesa en las últimas décadas, en contraposición al estancamiento de la productividad y competitividad de las empresas en EE.UU.


Con ironía, sintetiza: “Los directivos americanos no han caído en la cuenta - la cuenta son ellos mismos”.


De entrada nos aclara que los “círculos de calidad”, no pueden ser utilizados en forma extensiva, sin antes haber desarrollado una cultura corporativa, que apoye el compromiso de la empresa con la calidad del producto como forma de lograr alta competitividad. Intentaremos ir describiendo dicha cultura.


Agrega: ningún concepto ha sido tan mal interpretado por directivos, universitarios y trabajadores que la productividad, y añade, para trabajadores una llamada a la productividad comporta el riesgo de despidos, los directivos entienden la productividad como un intercambio económico entre eficiencia y calidad del producto, en cursos de gestión suelen reducir el concepto de competitividad, a juegos numéricos sobre control de existencias y flujo de producción, en los cuales los presupuestos financieros y el control estricto se venden como herramientas eficaces de gestión, rematando: En la planta de producción y en las oficinas centrales, la verborrea sociológica ha sustituido a la comprensión básica del comportamiento humano.


Sostiene, Tsurumi, que los intentos por tratar el lado humano del trabajo han pecado de inocente superficialidad, da como ejemplo de intentos motivadores superficiales, suavizar las emociones e incrementar la producción retrasada, con la música de fondo, los buzones de sugerencias y los consejos sociológicos, que han tenido y tienen poca duración. Estos intentos, según los trabajadores, son simplemente esfuerzos ingenuos, para que trabajen más.


¿Son diferentes los círculos de calidad?


Preguntan, los mismos trabajadores, especialmente después que una empresa de electrónica que había puesto en práctica la idea, despidió repentinamente a gran parte de los trabajadores para conseguir los beneficios presupuestados.


Y aquí plantea otra de sus opiniones: “En Japón, cuando una compañía tiene que absorber una situación difícil repentina tal como un descenso del 25% en las ventas, el sacrificio se establece firmemente según la ley del más fuerte. Primero se reducen los dividendos. Luego se reducen los salarios y las primas de la alta dirección. A continuación se recortan los salarios de la dirección, desde los más altos a los jerárquicamente medios. Por último se pide a la tropa que acepte reducción de paga o bien de la mano de obra, por cese voluntario o reduciéndose ésta paulatinamente.” Nosotros opinaríamos que una firma típica probablemente haría lo contario en circunstancias similares.


Es aquí donde nos queda claro, que ni los círculos de control de calidad, ni ninguna táctica pueden jamás sustituir la responsabilidad que tiene la dirección de redefinir su papel y reconstruir la cultura corporativa. Lo que realmente más nos toca es la frase: “Mientras la dirección esté presta a asumir el crédito del éxito, pero esté igualmente pronta a culpar a sus trabajadores por los fracasos”, no se puede esperar un remedio seguro a la baja productividad en las fábricas y empresas de servicios, incluso a la larga peligraría la supervivencia misma de las compañías. Si en Japón las grandes corporaciones tratan a los recursos humanos como si fuesen sus recursos más renovables, si la contratación, formación y promoción de los empleados y directivos es responsabilidad de la corporación como un todo. Si es cierto. Incluso que ni un presidente puede dejar entrever la amenaza, implícita o de otro tipo, de despedir a un subordinado, y que la dirección tiene la misión de fomentar que se trabaje para conseguir los objetivos compartidos del sistema, ayudando a satisfacer la necesidad de que las personas se sientan satisfechas y realizadas en el trabajo, es realmente que una parte de la humanidad empresarial al menos en Japón entiende lo que deben ser las relaciones humanas en el trabajo.


Otro agregado de Tsurumi, generaría nuestra admiración. “El gerente de una planta japonesa que convirtió una fábrica americana no productiva en una aventura rentable en menos de tres meses, me dijo: Es sencillo. Tratas a los trabajadores como si fueses seres humanos, con unas necesidades y valores humanos corrientes. Reaccionan como seres humanos“. Una vez se ha eliminado la relación adversa y superficial entre los directores y los trabajadores es más probable que estos aúnen sus esfuerzos durante los tiempos difíciles y que defiendan su interés en la salud de la empresa.”


Se deduce por lo expuesto, que alta productividad solo puede ser alcanzada a partir de la calidad, calidad de la materia prima, de los procesos de producción y de la calidad de vida a que tengan acceso los trabajadores, participando y sintiéndose parte orgullosa de su trabajo, con salarios dignos.


¿Puede un supervisor, Mando Medio o un Líder, cumplir eficientemente su función si no se dan estas condiciones?


Si no hay una revolución cultural en la gestión, nadie puede garantizar que la seguridad en el trabajo sea suficiente para dar una elevada productividad y calidad en el producto. Sin embargo si la dirección no se compromete con el bienestar de sus trabajadores, será imposible inspirar interés entre los empleados en la productividad y la calidad del producto. Se deben combatir las relaciones antagónicas directivos-empleados. Felicitamos a las empresas que ya han entendido el tema y lo practican. Por primera vez en la historia, el mundo se enfrenta a la tarea de gestionar el crecimiento económico con una cada vez mayor escasez de capital, materias primas, fuentes de energía, capacidad de dirección y oportunidades de mercado. Para nosotros es imprescindible la coordinación y el consenso entre empresarios, gobierno y trabajadores, para integrar objetivos que nos permitan lograr el país industrial que necesitamos.

Noticias

Nominación Graduado Mejor Promedio 2017 Instituto Superior Asimra


La alumna Vanina Micaela Fernández ha sido merecedora de la distinción al mejor promedio del año 2017 de la carrera Técnico Superior en Higiene y Seguridad en el Trabajo del Instituto Superior Asimra. Felicitaciones





Noticias

Elección de delegados en la Empresa Ford Motor Argentina.


"El pasado 31 de julio se realizó la elección de Delegados en la Empresa Ford Motor Argentina.

Los delegados electos son: Roberto Ibarra, Jorge Cadierno, Rubén Darío Marchezotti y Gerardo Quiroga. Felicitaciones"






Noticias

"Evita Inmortal" (Poema escribo por Aníbal A. Buscarolo, Afiliado Seccional Morón)


Cual bandera hecha girones
y con un profundo sentir,
ella nos dejó una metáfora,
poco antes de partir,
volveré y seré millones.


Postrada en su lecho,
con las fuerzas de su último aliento,
así dio comienzo a su sublime ideal,
azorado su pueblo al perderla,
a su gloria, levantó un pedestal.


Volveré y seré millones,
todos unidos vamos a luchar;
su pueblo con fe le responde
venerando por siempre su nombre,
la hizo inmortal.


Su recuerdo es consuelo,
su sonrisa es esperanza,
es cariño, es ternura y amor;
eso fue, lo que ella diera
y eso el pueblo atesoró.


Las banderas de su lucha,
de justicia y dignidad
siempre en alto flamearán;
millones de brazos las llevan,
en su marcha al triunfo final.


Hoy, su presencia está latente,
su espíritu de lucha
nos impulsa a continuar;
como una llama perenne
que el tiempo no ha de apagar,
va feliz entre su gente
y no ha de irse nunca más.


Aníbal A. Buscarolo


Noticias

Para salir de tiempos desigualmente exigentes para los sectores del mundo del trabajo y la producción.


Los representantes del trabajo y la producción, en esta ocasión representados por la CGT y organizaciones de miles de pymes nacionales y productivas, reflexionamos en forma continua sobre las necesidades que reclama nuestra sociedad en los tiempos presentes y en los que vendrán. Somos organizaciones que priorizamos el interés colectivo, el progreso social y el desarrollo mirado desde el interés general. De las reuniones entre todos nosotros y guiados por el sentir de nuestro pueblo, llamamos al gobierno del Presidente M. Macri a reflexionar y dialogar en forma urgente. Por la necesidad de contar un plan de desarrollo en base a consensos que garantice paz social y mayor equidad es que solicitamos se escuchen nuestros aportes. Es por el bien de toda la sociedad y del pueblo, para construir a una democracia social, con empleo, inversiones y desarrollo sostenible.


Como ya ha sucedido en otras ocasiones en nuestra historia, las políticas económicas y sociales del gobierno de Cambiemos afectan con dureza a los sectores del trabajo y de la producción. Hace casi treinta meses vivimos en un clima social adverso a los intereses de la mayoría nacional y penosa para una gran parte del pueblo argentino.


Destacamos que todo el conjunto de políticas ha sido subordinado a un modelo economicista de apertura financiera y comercial, precarizando la matriz laboral y productiva; política que responden a la presión de grandes intereses privados y corporativos por encima del interés colectivo de la sociedad. La apertura indiscriminada trae el inmediato derrumbe del trabajo y la producción nacional (por primera vez en el Siglo XXI, se han perdido miles de empresas que el nacimiento de otras no ha logrado compensar) y eso tiene repercusión sobre las mayorías, a quienes convierte en perdedores de este modelo económico. Un significante de derrota, de exclusión, de eliminación o desaparición de escena. ¿Qué pierden nuestros trabajadores y pymes? Pierden empleo ingresos y salarios (cerca de 70000 puestos de trabajo perdidos en la industria desde principios del 2016), pierden fuerza para actuar, se debilita institucionalmente el normal desarrollo de la sociedad que requiere acuerdos básicos y consensuados. No pueden permitirse desajustes tan profundos que aumente el número de excluidos, localizados fuera de un acuerdo básico de convivencia y respeto.


Entonces todos hemos venido perdiendo nuestros sueños y nuestro espíritu de transformación social y económica. Perdemos también derechos que no se compensan ni con políticas, ni con un Estado protector. Quedamos así a la deriva. Sabemos de las transformaciones tecnológicas en curso, pero, en nuestra realidad, al caer una fuente de trabajo, no se sustituye por otra igual o mejor, es trabajo que se evapora y capital productivo que muere. Desaparecen empleos de calidad y empresas. No hay políticas ni de defensa del empleo ni de la producción.


Hemos tenido treinta meses de gestión de esta política y no hemos sido reconocidos como interlocutores. En realidad, hemos sido invisibilizados. A los sindicatos por la falta de trabajo, la pérdida de empleo y de nuestros derechos y a los empresarios por presionarlos a abandonar sus industrias y convertirse en lo que no quieren ni serán, comerciantes importadores. Deben saber las autoridades que una democracia requiere de consensos básicos, que nacen de leyes, de tradiciones, de los actores sociales y económicos existentes y del sistema político vigente.


Ese consenso requiere sostener lo logrado y crecer en las adversidades. Desde el inicio de 2016 se reemplazaron esos consensos por otros: se presionó y se trabaja para dejar atrás una Argentina productiva – con muchas debilidades, es cierto- y reemplazarla por otra, asociada con los circuitos del sistema financiero mundial. Desde hace dos años largos, Argentina actúa como súbdita del capital dinero antes que transformarse en un proyecto – abierto al mundo- pero de sostenimiento de progreso productivo y de empleo de calidad.


Por el contrario, aceptamos reglas impuestas por el mercado financiero, como lo dejan de manifiesto el acuerdo con el FMI y las condiciones por la recategorización a país Emergente, que no respetan consensos sociales y dilapidan las experiencias, los sistemas y el patrimonio de una mayoría de la sociedad: la paz de trabajo y la certeza de reglas de juego claras para inversores en la economía real, no de portafolio.


Una vez más, entonces, los sectores del trabajo y de la producción nacional atraviesan una profunda crisis como consecuencia de las políticas aplicadas por este gobierno. Los argentinos ya conocemos los impactos negativos del modelo de valorización financiera con desregulación y endeudamiento externo e interno que combinado con la apertura comercial y el deterioro del poder adquisitivo de la población recrean un escenario negativo para quienes integramos la economía real, la que genera trabajo y valor agregado reproductivo, la que produce.


Una vez más, se han cambiado las reglas de juego y se ha consagrado un sistema de incentivos que sitúa a la economía industrial, productiva y generadora de empleo de calidad, al servicio de una economía rentística especulativa que condena el trabajo. Son las fuerzas de la usura financiera las que determinan un derrotero de destrucción del aparato productivo nacional que sojuzgan y canalizan el esfuerzo del entramado productivo para el provecho de un puñado de especuladores disociados de toda estrategia de desarrollo e integración nacional.


Una vez más el sendero de endeudamiento externo proveniente de un viento de cola de los grandes excedentes financieros internacionales fue utilizado para garantizar la elevada fuga de capitales que contabilizan estos años de gobierno de Cambiemos. Para esto debemos señalar que el desorden macroeconómico generado (déficits fiscal y comercial externo, elevadísima y cara deuda externa tomada, fallida lucha contra la inflación, alimentación de una inútil y evitable bicicleta financiera cuya voracidad parece no tener límites) nos pone frente a un escenario de nueva y severa restricción externa que, una vez más, impedirá el normal desenvolvimiento de las estrategias de salida de esta crisis, autogenerada por los ganadores del modelo.


Una vez más, mientras los países desarrollados refinan y fortalecen sus instrumentos de política comercial externa proteccionista planteando una guerra comercial sin precedentes en los últimos 25 años, para preservar sus fuentes de trabajo, presenciamos en nuestro país un esquema oficial de negociaciones económicas internacionales con bajo nivel de defensa del interés nacional. Bajo miopes y reducidos argumentos presupuestarios y un enfoque fiscalista absurdo, se cancela la plataforma científico-tecnológica, basal para el desarrollo de nuestra estratégica soberanía industrial y productiva.


Una vez más, se pone en el centro de la escena de gobierno a los ganadores del modelo (energía, bancos, finanzas, mineras, petroleras y gasíferas y el especulativo desarrollo inmobiliario) quienes terminan colocando a sus representantes directos en la gestión del Estado, que, se supone el garante del bienestar general. La visión del ajuste recesivo y del achicamiento del mercado interno le gana a la concepción del crecimiento y del despliegue del círculo virtuoso del mundo del trabajo, del empleo de calidad, de la producción, de la inversión, de la innovación y del desarrollo.


Una vez más, después de tantas veces, el gobierno ha recurrido al FMI. En ninguna oportunidad fue exitoso y cumplió con las promesas argumentadas. Por el contrario, terminó haciendo más agudo el efecto negativo sobre la sociedad. El reconocimiento que ha hecho Cambiemos sobre algo sensible como la vulnerabilidad macroeconómica, las limitadas reservas de libre disponibilidad, los problemas de financiamiento del déficit fiscal y el ajuste que lo continúa, y la inevitable devaluación, nos ponen en alerta y defensa. Sabemos que siempre en el pasado eso significó caída de ingresos de los trabajadores, empobrecimiento, pérdida de poder adquisitivo de la mayoría de la sociedad, mayor exclusión, menos trabajo y desindustrialización y mayor debilitamiento de los eslabonamientos en las cadenas de valor. Un proceso de ajuste que condenará a los argentinos a un deterioro de sus condiciones de vida; a la estructura productiva a una paulatina agonía.


Una vez más, sabemos cómo termina pero también sabemos que de esta situación se sale por el camino del trabajo y de la producción nacional, sendero que cuanto antes debemos encarar con seriedad y ajustados a los nuevos modelos productivos y tecnológicos.


Por todo lo expuesto reclamamos llevar a cabo lo que no se hizo en estos 30 meses de gobierno. Pensar la sociedad como un todo y no sólo en los sectores rentistas y concentrados y sostener el mercado interno y no combatirlo con ajustes; independizar los activos en poder del Estado, como el FGS, y no usarlo y dilapidarlo para cubrir las ineficiencias de recaudación o para financiar la fuga de capitales; reordenar la política financiera, monetaria y cambiaria para hacerla compatible con las demandas de las pymes nacionales; coordinar y retomar una política comercial externa y prestar atención a la creciente guerra comercial que viven las superpotencias; en fin, hacer todo lo que se eludió en estos tiempos tan desigualmente exigentes.


Pedimos pensar al país como una sociedad que está en crisis y requiere cambios de timón profundos. Rechazamos la mirada de un gobierno que en cada acción ve un negocio. No será ese el camino para construir una sociedad más justa para todos y todas los argentinos y argentinas


Noticias

Dentro de la ley, todo.


Para tomar real dimensión de lo que se quiere transmitir, iremos hacia atrás en el tiempo. A un lugar donde hoy existe un poderoso Yacimiento Metalífero en actividad. Extrae de la tierra y procesando la misma, oro.


Cerro Negro, de Oro Plata.


Para precisar su ubicación está a 90 km de una población llamada Perito Moreno, camino obligado a la frontera y bordeado por la ruta 40.


Claro que son km. que contienen subidas, curvas, charcos, pendientes y al llegar, en ese entonces, sería un campamento rudimentario. Hoy un complejo verdaderamente grande en lo desolado de la Patagonia.


A ese emprendimiento se incorpora Felipe como técnico electromecánico. A colocar cables de baja tensión, de media tensión, motores eléctricos y todo aquello que configurarían las arterias eléctricas del yacimiento.


Hacer de lo precario lo estable, lo previsible, día a día, con frío, viento, calor, soledades y sin carpetas médicas. Año tras año.


Observó el cambio de Jefes y Gerencias de todo grado y especialización.


Y él con su equipo consolidando esas arterias, posibilitando luz, calor, fuerza. Hace pocos años se afilió sindicalmente a la ASIMRA y esto no hizo disminuir su empuje laboral. Y poco después, designado como uno de los Delegados del Yacimiento, representando a sus compañeros y todo siguió igual.


Siguieron cambiando Jefes y Gerentes y las relaciones fueron con la ASIMRA y con él, estables.


Y Felipe continuó con sus labores, sin sanciones nunca, sin recriminaciones, nunca, sin legajos médicos, nunca.


Y un día se lo despide. Sin un porque.


Se lo excluyó sin palabras, un telegrama frío y la resolución de su desafectación a km. del yacimiento.


Todos vibramos por ese porque. Se llamó, se pidió, pero la única respuesta fue el no al principio y el silencio después.


La ASIMRA decidió acompañar en el deseo de la reinserción laboral en el puesto de trabajo, que con tanto esfuerzo realizó sin tiempo de solución. Nuestros Asesores Legales con el mandato de nuestro Secretario General Nacional Luis Alberto García Ortiz, Conducción de la Asociación, trabajaron en consensuar, primero con la empresa esta reinstalación sin que haya vencedores ni perdedores. Solo su sobria reincorporación.


Estar con sus compañeros de trabajo y amigos de años.


La negación y querer cambiar dinero por trabajo, nos impulsó en la búsqueda de la verdad por la acción arbitraria de Jefes y Gerentes.


Luego a buscar en el Poder Judicial, la respuesta que en el entendimiento de la razón no aparecía.


Y pasaron los días, las audiencias.


Y pasaron por desafectación TODOS los Jefes y Gerentes que tomaron esa decisión y aun así persistió la empresa en su postura que nunca explicitó.


Y llegó el fallo judicial que manifestó la reinstalación en su puesto de trabajo a Felipe.


Y el día pactado fue con una escribana al puesto de entrada. Esperaron hasta que personal de la Gerencia se hizo presente, negando su ingreso. Firmó el acta ante la escribana y volvieron a Perito Moreno.


Los Asesores Letrados hicieron su trabajo técnico, citando a la empresa y a Felipe a una audiencia. En la misma se RATIFICÓ la decisión del Poder Judicial de que la empresa ACATE el fallo de los Jueces, intimando nuevamente a la empresa a la reinstalación de Felipe en sus labores. Adjuntamos acta Judicial, donde se observa la PRIMER multa por desacato y la elevación de la misma quintuplicando el monto en caso de volver a desacatar esta decisión judicial.


En ningún momento, se salió de las reglas judiciales dentro de las leyes vigentes.


Debemos ser esclavos de las leyes y no de los hombres. Esto fue escrito hace siglos y en la Argentina aún está vigente.


La ASIMRA, con todos sus Dirigentes ocupen el lugar que ocupen, no cejaran que el compañero Delegado y empleado de Cerro Negro, vuelva a sus labores, para así, pensar como nos educaron: que el hacer las cosas correctas da resultados correctos.


Y terminamos así el principio del escrito.


Y fuera de la Ley nada.


ASIMRA



Noticias

Submarino Ara San Juan (Poema escrito por Aníbal A. Buscarolo, Afiliado Seccional Morón)


Submarino Ara San Juan


Navegando va una idea
en el imaginario popular,
cuarenta y cuatro son los que zarparon,
cuarenta y cuatro codo a codo han de estar,
sin inmutarse ante el peligro
sin volver un paso atrás,
hermanados más que nunca
ante la penosa y cruenta realidad.


Cuarenta y cuatro integrantes de la armada
cumpliendo sus tareas seguirán,
por esas ventosas y australes latitudes
sin temerle a la bravura del mar;
como estoicos vigías de esas aguas
custodiando nuestras costas estarán,
ignorantes del tiempo y la distancia
en un viaje con proa, hacia la eternidad.


Siempre habrá un esnórquel
surcando los mares argentinos,
porque así lo quiso el destino
en una jornada triste y aciaga,
cuarenta y cuatro girones de la armada,
se quedaron para siempre a navegar,
sin medir los riegos ni el esfuerzo,
a costa de coraje y voluntad.


Si me concedes a mi, un deseo,
a ti, Poseidón yo te lo pido,
no abandones en el mar a los marinos,
que con entereza se juegan su destino.
Si puedes aliviarles el camino,
con la luz; de las estrellas encendidas,
apartando las tinieblas en la noche
haciendo llevadera la larga travesía.


Que ni el tiempo, ni el tirano olvido,
hagan mella en la memoria popular,
que cada integrante de la armada
honre a sus camaradas, sin hacer un paso atrás.
Que este recuerdo perdure,
que nada ni nadie lo pueda borrar,
tu estela y tu estampa, quedarán para siempre
¡Submarino! ARA San Juan


Aníbal A. Buscarolo 4-12-17
Seccional Morón Afiliado 14445/02



Revista ASIMRA

Azcuénaga 1234 (1115) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Tel.: 4823-3071 y Líneas rotativas

Call center, las 24 horas, los 365 días del año.

0810-666-6413

Departamento de atención al beneficiario.

0810-999-2746

Superintendencia de Servicios de Salud

Superintendencia de Servicios de Salud

0800-222-SALUD(72583)